Propuestas cristianas ante la crisis

El Cardenal Arzobispo de Sevilla ha escrito una carta pastoral con motivo de la Campaña de Invierno de Cáritas Diocesana en la que aporta «propuestas cristianas ante la crisis económica».
Mons. Amigo hace una llamada de atención a la responsabilidad de los poderes públicos a la hora de arbitrar medidas que corrijan los efectos negativos de la crisis económica, particularmente los que se ceban con los más desfavorecidos, al tiempo que recuerda a las instituciones eclesiales la “atención particular” que merecen aquellas personas que puedan estar en especial situación de dificultad.

Comienza la carta recordando que Cáritas, en colaboración con parroquias, comunidades religiosas y otras entidades, tiene en marcha distintos programas dedicados especialmente a personas que se encuentran en situación de indigencia. De forma particular, Cáritas hace un esfuerzo añadido estos días por atender preferentemente a “personas en un estado permanente de crisis”.  Mons. Amigo aporta una serie de propuestas para afrontar la crisis. La primera de ellas ha sido el llamamiento a todas las parroquias para que “haya una atencióPropuestas cristianas ante la crisis económican particular para aquellas personas que puedan estar en especial situación de dificultad”. Además, pide a las comunidades de vida consagrada, asociaciones, movimientos y hermandades, “que en sus programas de acción caritativa y social hagan un esfuerzo de generosidad en estos momentos”.

Subraya el Cardenal que el apoyo de las instituciones eclesiales con otros entes ciudadanos “no sirva nunca como excusa para que las autoridades públicas se inhiban de la grave responsabilidad que les incumbe como primeros responsables del cuidado de los más desfavorecidos”. En esta línea, Mons. Amigo advierte que “no debemos olvidar que las situaciones de dificultad social y económica suelen llegar, más como efecto de una conducta poco ética que por unas presuntas causas desconocidas. Incluso –añade-, en algún momento parece como si las propuestas de solución se dirigieran más a arreglar problemas de los poderosos que a la atención a los débiles”. Concluye su reflexión con una petición a los políticos para que “puedan encontrar, cuanto antes, los mejores caminos de solución. Pero que, en forma alguna, se recorte en los presupuestos las partidas que se han de dedicar a las ayudas sociales”, señala.

Panel de Noticias

Noticias relacionadas