Cincuenta años trabajando por los más desfavorecidos

Cáritas Diocesana de Jaén.
Cáritas Diocesana de Jaén está de celebración. Desde el mes de noviembre del pasado año viene celebrando el cincuenta aniversario de su creación. La inauguración de la Casa Hogar «Santa Clara» para personas «sin techo» supuso el inicio de las actividades conmemorativas de este cincuenta aniversario de Cáritas Diocesana. Su director, Juan Carlos Escobedo Molinos, afirma que «aunque fue en fecha 5 de noviembre de 1958 cuando el entonces Obispo de Jaén D. Félix Romero Mengíbar dotó de entidad jurídica a Cáritas Diocesana de Jaén mediante decreto de erección canónica, se tiene constancia de que ya cuatro años antes, en concreto en 1954, existía una estructura de Cáritas, incluso se conserva el acta de la autodenominada primera asamblea diocesana de caridad, fechada en los días 9 y 10 de Julio de 1955. Se conserva también la lista nominal, cuidadosamente elaborada, de los asistentes a aquella primera asamblea». Fue en el año 1947 cuando se constituyó Cáritas Española y esta institución nacional tuvo una rápida difusión por todas las diócesis de España.

Caridad
El Director de Cáritas Diocesana, D. Juan Carlos Escobedo, afirma que la acción caritativa de la Iglesia tiene ya más de 2000 años de historia, desde que Jesucristo fundó la Iglesia. Pero la celebración de estos cincuenta años supone la «expresión de una determinada forma de organizar las estructuras para el mejor logro de los fines de atención a las múltiples necesidades de los seres humanos en toda la universalidad de la Iglesia». El director de Cáritas diocesana destaca que «estos 50 años han sido testigos de significativas acciones, de calladas pero eficacísimas actuaciones en favor de muchas personas y en favor de estructuras sociales que han sido también modificadas por esa silenciosa pero pertinaz actuación de todas las Cáritas presentes en nuestras Parroquias de Jaén». Y en el cincuentenario se ha puesto de manifiesto el agradecimiento que, según Escobedo, merecen «tantos y tantos actores anónimos que han dado vida y esperanza y han llenado de contenido los afanes, sufrimientos y alegrías de una sociedad que ha ido cambiando y evolucionando de forma muy ostensible».

Encuentro
Este cincuentenario de Cáritas diocesana se celebró de forma especial en un encuentro que tuvo lugar el pasado sábado. Más de trescientos voluntarios de las Cáritas parroquiales de los pueblos de la provincia de Jaén participaron en este encuentro que se desarrolló en el Seminario diocesano de Jaén. La reunión comenzó con unos momentos de oración y las palabras de bienvenida del obispo de Jaén, D. Ramón del Hoyo. El prelado recordó algunos puntos fundamentales de la carta pastoral que ha escrito con motivo de este aniversario, invitando a todos a estudiar la encíclica del Papa «Deus Caritas est» y terminó leyendo las adhesiones de Cáritas Regional de Andalucía, de Cáritas Española y del Cardenal Bertone, en nombre la Santa Sede. Con una proyección de fotografías se hizo un recorrido por estos cincuenta años de Cáritas, destacando los momentos, acciones, proyectos y personas más significativas. A continuación, José Casañas, José María Cano, Pedro Ortega y María Dolores Madinabeitia, en representación de todos los seglares, sacerdotes y religiosos que han participado en la acción caritativa de la Iglesia de Jaén, dieron testimonio de su experiencia personal, destacando anécdotas vividas y acciones significativas en las distintas épocas en que ellos han sido protagonistas. El encuentro acabó con una misa en la Catedral de Jaén, presidida por el obispo, y una comida.

Futuro
El delegado episcopal para Cáritas, el sacerdote D. Juan Raya Marín, afirma que este encuentro ha supuesto poner en común muchas experiencias de los que trabajan en Cáritas. El delegado anima a los voluntarios de Cáritas a perseverar en esta misión de ayudar a los demás, «una tarea que exige mucha oración y mucho compromiso, y que da muchas satisfacciones». Juan Raya cree que en la celebración de estos cincuenta años se unen «la fidelidad al Evangelio, la perseverancia, la comunión como Iglesia y el testimonio del amor. Y también el desafío de dejarnos interpelar por el presente para discernir, en los signos de los tiempos de hoy, cuál ha de ser el camino a recorrer y qué prioridades asumir en el futuro inmediato».

Panel de Noticias

Noticias relacionadas