CXII Asamblea de los Obispos del Sur de España

Durante los días 20 y 21 del mes de octubre se ha desarrollado la CXII Asamblea ordinaria de los Obispos andaluces, en la Casa de Espiritualidad de San Antonio de Córdoba, como viene siendo habitual.
Antes de comenzar los trabajos, los obispos han hecho llegar su felicitación a Mons. Catalá por su nombramiento para la Diócesis de Málaga. Así como a Mons. del Río como nuevo Arzobispo Castrense.

Los obispos han iniciado la sesión con la reflexión sobre los diferentes aspectos pastorales y morales del sentido humano y cristiano de la vida y de la muerte, una cuestión sobre la que el magisterio de la Iglesia y el episcopado español se ha pronunciado en muchas ocasiones; hay, por tanto, mucha documentación al respecto. En este sentido se considera necesario promover una mayor profundización y formación de los sacerdotes y fieles en el conocimiento de los principios morales que guían la humanización de la enfermedad y la muerte.

Otro capítulo de interés de esta Asamblea se refiere a la acción caritativa y social de la Iglesia, mediante las Cáritas diocesanas y el servicio de coordinación y animación de Cáritas Regional. En las presentes circunstancias de crisis económica es de capital importancia intensificar el habitual sentido de la solidaridad del pueblo cristiano aunando esfuerzos y generosidad para acoger y ayudar a las personas que más sufren. Los obispos animan a los fieles a incrementar los sentimientos y las iniciativas de caridad cristiana y valoran con gratitud el trabajo que las Cáritas parroquiales y diocesanas llevan adelante.

Antes de concluir la primera jornada, los obispos se han hecho eco de la especial preocupación que se ha producido al inicio del presente año escolar, entre los padres de los alumnos y los profesores de religión, los problemas ocasionados al poner en marcha las clases de religión, entre otros la drástica disminución de horas de clases, la inestabilidad y la fragilidad laboral, la confusión en los órganos de interlocución con incidencia en el proceso de matrícula de los alumnos, los criterios para el agrupamiento de alumnos y la falta de clarificación en la asignación de horas de clase. Estas anomalías, en buena medida causadas desde las Administraciones Públicas, deterioran el reconocimiento efectivo de la enseñanza religiosa escolar, con daño tanto para los alumnos como para los profesores. Los obispos desean el diálogo necesario con la administración para lograr con la mayor equidad posible el reconocimiento de los derechos de padres y alumnos, así como el aprecio y el justo tratamiento del profesorado de religión. Al mismo tiempo, una vez más, manifiestan su cercanía y apoyo a estos profesores en estos momentos de dificultad.

El día concluyó con la celebración del solemne funeral por el eterno descanso de Mons. Cirarda en la Catedral, con la asistencia de numerosos sacerdotes y fieles.

En el trascurso de la Asamblea se han producido los siguientes nombramientos: P. Francisco Ruiz Millán, SDB como Secretario Técnico de Enseñanza; D. Anselmo Ruiz Palomo, como Presidente de Cáritas Regional y D. Juan de los Ríos Cornejo como Vicepresidente de Cáritas Regional.

La jornada del segundo día estuvo dedicada al Encuentro de Obispos y Superiores Mayores, que suele celebrarse periódicamente. En Andalucía hay 7000 religiosos, de los cuales 5500 son mujeres y 1500 son varones. Están distribuidos en 850 comunidades y llevan a cabo una amplia red de apostolado. Es singularmente importante la labor educativa, sanitaria y asistencial que estos desarrollan en la región; cabe señalar la dedicación a los ancianos, a la infancia, a los inmigrantes y a los marginados.

Este encuentro ha girado en torno a la reflexión común sobre Las comunidades de vida consagrada y la pastoral diocesana, introducida por el Cardenal de Sevilla, Mons. Amigo. En un clima abierto y cercano se ha compartido la rica experiencia de las obras de los religiosos en las diócesis andaluzas, como expresión de la unidad de la misión de la Iglesia. El rostro de estas diócesis sería distinto si careciera de la presencia de la vida consagrada. Todos han reafirmado la importancia de la unidad y de la comunión como signo y cauce para testimoniar el mensaje del Evangelio e intensificar la acción evangelizadora ante los retos que plantea la cultura contemporánea.

El encuentro ha finalizado con la concelebración de la Eucaristía, ofrecida por el Sínodo de los Obispos, que se está celebrando estos días en Roma.
Más en esta categoría: « Testigos Hoy Testigos Hoy »

Panel de Noticias

Noticias relacionadas