Guía de formación de grupos bíblicos

Está disponible en la web de la Diócesis de Huelva.
Para los que han sido invitados a participar en el cursillo de formación de animadores de los grupos de Biblia que con motivo del Proyecto Diocesano de Lectura Creyente se ha realizado a finales del mes pasado, se elaboró una guía titulada Curso para Animadores de Grupos Bíblicos y elaborada por La Casa de la Biblia. Este cursillo está principalmente destinado a que los futuros monitores puedan, posteriormente, ayudar a otras personas a comprender el mensaje del evangelio. El cursillo, lo mismo que los materiales puestos a disposición, y sobre todo el acompañamiento de sacerdotes y demás animadores de grupos, serán la ayuda y apoyo en este servicio de unos quinientos monitores, sin olvidar la presencia constante del Espíritu Santo que impulsa y anima siempre la difusión del evangelio.

La tarea se define como la posibilidad de llevar a los participantes hasta el umbral del relato evangélico, y desaparecer después, para que cada grupo y cada persona prosiga su camino de encuentro personal con Jesús. El camino propuesto se apoya en tres pilares, en tres claves de lectura, que es importante tener en cuenta antes de comenzar a caminar.

En primer lugar, un camino que se recorre con otros creyentes, en comunidad. Esta dimensión comunitaria se deduce del mismo evangelio, que fue escrito en una comunidad y para una comunidad; y también de la naturaleza de la Iglesia. En el grupo hay lugar para la diversidad y cada uno puede encontrar el complemento que le proporcionan los demás. Exige una actitud de apertura y sencillez; de aceptación de los demás y de entrega generosa de sí mismo.

En segundo lugar, una lectura hecha con actitud de fe y en clima de oración, es decir, una lectura creyente. Hay muchas maneras de leer la Biblia, por eso se elige una que responde a la intención con que fueron escritos los evangelios: fortalecer la fe de las comunidades cristianas. Esta segunda clave requiere de los participantes una actitud de apertura a Dios, de fe en su capacidad de hablarnos hoy a través de su Palabra y de los acontecimientos de la vida.

Y en tercer lugar, al hacer esta lectura del evangelio se pide una actitud de apertura a la conversión. Si el encuentro con el Señor resucitado a través de su Palabra no va cambiando nuestras vidas; si no nos dejamos interpelar y transformar por ella, entonces nuestro acercamiento al evangelio habrá sido inútil. La experiencia de Jesús y de los primeros cristianos reflejada en el evangelio cuestionará las vidas de los que “oyen y sirven” la Palabra, moviendo a cambiar poco a poco.

Para que todos puedan disponer de esta guía, puede ser descargada de la página web de la diócesis, www.diocesisdehuelva.es, donde se encuentran los materiales para la Lectura Creyente de la Palabra.

Panel de Noticias

Noticias relacionadas