La Diócesis renueva su compromiso misionero

Málaga cuenta con más de 150 misioneros repartidos por todo el mundo.

El DOMUND, Domingo Mundial de las Misiones, es una jornada que las Obras Misionales Pontificias (OMP) proponen para que la Iglesia universal rece y colabore económicamente a favor de la actividad evangelizadora de los misioneros y misioneras. La campaña de este año que ha tenido su punto álgido este domingo lleva como lema "Misioneros de la fe" y quiere aprovechar el 50 aniversario del Concilio Vaticano II y la apertura del Año de la fe para renovar el compromiso misionero de todos los bautizados. Caicara del Orinoco es un ejemplo del compromiso misionero de la Diócesis de Málaga.

Las más de 25.000 personas bautizadas en Caicara son uno de los frutos de los 25 años de vida de nuestra Misión Diocesana. Más de 13.000 caicareños han recibido la primera comunión, 3.500 la confirmación y 350 han contraído matrimonio en la Iglesia. A ellos hay que sumar los cuatro jóvenes ordenados sacerdotes, los cuatro seminaristas y las 12 jóvenes que han ingresado en diversas congregaciones religiosas. Nadie puede negar que el objetivo principal de la Misión Diocesana es el anuncio del Evangelio, que ahora materializan los sacerdotes de la Diócesis de Málaga Juan de Jesús Báez, Juan Manuel Barreiro y Manuel Lozano, junto al bilbaíno Gonzalo Tosantos, al caicareño Alexander Gamarra y el diácono de Ciudad Bolívar, Alexander Gamarra.

En la Misión, de unos 45.000 km cuadrados, se vive un fortalecimiento de la fe y un florecimiento de comunidades cristianas cada vez más comprometidas. Sin embargo, como cuentan los propios sacerdotes, el aumento de la densidad de población en

la ciudad de Caicara por las posibilidades de trabajo en torno a la obra de un tercer puente sobre el río Orinoco está favoreciendo el aumento de la pobreza. «Es un reto la presencia de la Iglesia en estos sectores y la respuesta que podamos dar desde el Evangelio, también en zonas rurales alejadas donde las sectas están causando estragos».

Además de numerosos proyectos sociales (escuelas de adultos, programas de atención a niños con necesidades especiales y niños sin escuela, guarderías, cursos de capacitación laboral y casas para personas necesitadas), campañas como el DOMUND

han producido numerosos frutos en Caicara en el área espiritual. «Cada vez son más –aunque siempre insuficiente- los laicos comprometidos con la labor pastoral como catequistas y otros ministerios: música, caridad, visitadores de enfermos, etc.» cuenta

el sacerdote Manuel Lozano. «Damos gracias a Dios porque ha estado presente siempre con nosotros y con nuestro pueblo -afirma Manuel Lozano.- Estas obras son un signo palpable de la vida en abundancia que Dios quiere para sus hijos. La fe en Jesucristo es la única que nos mueve a hacer lo que hacemos y a permanecer junto al pueblo, nuestros hermanos».

Panel de Noticias

Noticias relacionadas